Si estas diseñando tu modelo de negocio por primera vez, es normal que no tengas claro cuál será tu audiencia, o público directo. Para solucionarlo, es importante que definas qué necesidades cubrirá el servicio que quieres ofrecer a la comunidad.

Para empezar, un modelo de negocio está basado en 3 grandes ejes: propuesta de valor, segmentos de clientes y rentabilidad (estructura de costos + fuentes de ingresos).

Una vez que sepas qué servicio o producto, es necesario para esa comunidad que identificaste y encuentras como una oportunidad, podrás medir a quién va dirigido tu modelo de negocio.

Otra medición la puedes realizar a través de tu competencia directa o indirecta, que es aquella que vende o le brinda un servicio similar a lo que consideras una oportunidad.

Debes recordar, que cuando estas comenzando, se trabaja bajo el ensayo y error, y que cada vez que encuentres la forma efectiva para tu empresa, podrás actualizar según las características del mercado.

El área del mercado puede ser cambiante, puede estar influenciado por la tecnología, por la economía, incluso por la influencia de actores determinantes en la sociedad, y la publicidad.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que no vale de nada encontrar una audiencia que tiene el problema, pero que no tiene poder adquisitivo para comprar nuestra solución.

En esta fase de identificación de clientes potenciales podemos caer en el error de pensar que nuestro producto es tan bueno que le interesa a todo el mundo, y es por ello que es necesario hacer mediciones de mercado.

No es que nuestro producto no tenga la capacidad y el recorrido para alcanzar a las masas, pero mientras más amplia sea nuestra audiencia objetiva más alejamos nuestro foco y más difícil será dar con un modelo viable.

Incluso, hasta el todo poderoso Facebook nació dirigido a las universidades, y ni siquiera abarcando todas a la vez, si no empezando por la del propio creador. De allí se realizaron ensayos y errores para entender qué quería el público.

Por otro lado, tienes que saber que si eliges varios nichos, necesitarás generar una propuesta de valor adaptada para cada uno, lo que representa un esfuerzo multitudinario, es por ello que mi recomendación es que comiences de forma simple.

Recuerda, es importante que antes de proceder con el negocio, aprendas a reevaluar y a medir si es viable tu propuesta de negocio, y si está logrando llegar a esas personas que están dispuestas a pagar por tu servicio o producto.