Muchas veces sentimos que se nos va el tiempo volando en el trabajo y no logramos ser tan productivos como quisiéramos. Para lograrlo, es necesario tener en cuenta varios hábitos.

1. Ser puntuales a la hora de llegada. Una de las claves para hacer más productivo el día, consiste en llegar temprano. Eso permite concentrarse en las tareas importantes.

2. Debemos planificar las actividades a desarrollar durante la jornada. Una agenda de trabajo desorganizada hará que te disperses y dediques tiempo a actividades que no son prioritarias.

3. Préstale especial atención a aquellos proyectos que requieren mayor esfuerzo. Las primeras horas del día son las ideales para trabajar en ello porque logramos mayor concentración y energía.

4. Tómate unos minutos para descansar, tomarte un café y alejarte de la pantalla del computador. También es importante poder decir no a aquellas tareas que saturan la carga laboral.

5. Finalmente, mantén siempre limpio tu escritorio y equipos de trabajo. Eso te ayudará a laborar con mayor comodidad y a dar buena imagen frente a tu jefe y compañeros de trabajo.