Una baja financiera la puede presentar cualquiera, un trabajador, una familia, una empresa, un país; identificar una crisis económica es esencial, sobre todo hacerlo en el momento indicado, para hacer los correctivos necesarios.

Se entiende que una crisis económica se produce cuando existe un estancamiento financiero, o incluso un decrecimiento. Durante este momento, todos los agentes económicos se ven afectados, sin embargo, algunos sectores sienten la crisis primero que otros; de hecho, el sector productivo y empresarial es el primero. Luego podría nombrarse al comercial y por último a la ciudadanía de a pie.

No hace falta que nos convirtamos en expertos económicos, para saber que nuestros ingresos económicos es algo vital que debemos resguardar. ¿Cómo hacerlo? Aunque no lo creas, lo esencial en este caso es estar informado. Saber cuáles son los distintos problemas que pueden diezmar nuestras ganancias hace parte de un buen plan económico.

Algunos medidores como la tasa cambiaria, el incremento de la inflación, los niveles de producción, son básicos para una empresa, tener personas en nuestro staff que sepan canalizar estos tópicos para convertirlos en potencialidades es sumamente importante.

Ahora bien, ¿qué hacer para que esas crisis económicas nos afecten, pero sólo de manera moderada? Lo primordial es tener en cuenta nuestros niveles de ingreso y egreso. Gastar más de lo que ganamos, podría ser en algunos casos, un comportamiento económico inadecuado.

Es necesario tener en cuenta una cultura de ahorro, que nos permita resguardar nuestros activos; la mejor manera de hacerlo es adquirir minerales como el oro, que en todo momento tienen un proceso de revaluación o divisas convertibles, que sufren de manera muy lejana el proceso de inflación y devaluación.

¿Qué hacer cuando la empresa se puede ver afectada por una crisis económica?

Una empresa es una fuente de trabajo para muchas personas y por ende, la última opción en una empresa, es el cierre; esto representaría la pérdida de empleos para un grupo de personas y en definitiva es un problema grave.

Si representas una empresa de producción, lo primero es buscar por todas las maneras, mantener la producción y precios competitivos; para tus trabajadores será la mejor opción que puedas tomar. Si el Estado te ofrece alguna ayuda a través de créditos o financiamiento, tómalos. Piensa también en tu materia prima y la manera de adquisición. Muchas veces son las decisiones del resto de empresas, las que terminan por afectarnos.

Procura respaldar tus activos y en todo caso si necesitas adquirir una deuda, hazlo, en la medida de lo posible, que sea en moneda local. Ante los problemas económicos, lamentablemente las monedas locales, sobre todo en Lationoamérica, pierden su valor de manera abrupta.

Si bien estos consejos no son todos los que podrías aplicar, son los primeros que tendrás a la mano. Con el pasar de la crisis, seguro deberás hacer nuevos correctivos, pero todo será a su debido momento.