Los entornos laborales suelen ser lugares tensos, en los que se discute de manera profesional, situaciones que preocupan y ocupan a todos. Estos momentos podrían hacer mella en las relaciones y para evitar las discordias, siempre es bueno saber cómo motivar a tu equipo de trabajo.

Indiscutiblemente, tú como jefe, eres un líder y gran peso del buen entendimiento recae sobre tus hombros. En primera instancia, debes conocer a tu equipo y saber justo en qué momento, es necesaria una motivación para los trabajadores que te acompañan.

También debes tener en cuenta que ser un jefe atento te podrá generar más confianza con tu grupo; una situación que será importante, para conversar los temas de importancia y relevancia cuando sea necesario.

¿Para qué motivar a tu equipo de trabajo?

Puede que sea sencillo entenderlo, pero es mejor recordarlo, antes de que creer que no es necesario. Un equipo motivado, definitivamente estará más encaminado a lograr las metas de una empresa; lo que se traduce en productividad y rendimiento.

Pero, ¿cómo ponerlo en práctica? ¿Cómo lograr motivar a tu equipo de trabajo? ¿Qué actividades poner en marcha para alcanzar este objetivo?

En primera instancia, debes poner en marcha una encuesta, que comprenda también la elaboración de un plan de acción que te arroje con veracidad, cómo se sienten los trabajadores con el ambiente laboral, si hay motivación o desgano; si se sienten felices o infelices; si están de acuerdo con la remuneración; si se encuentran satisfechos en la relación con su jefe inmediato, en fin, todos aquellos tópicos que hacen parte del clima laboral.

Un gran porcentaje de los trabajadores que reportan no sentirse a gusto en su trabajo, alegan que esto se debe al “clima laboral”, un término importante a tener en cuenta en esta discusión; mientras que la mitad de los trabajadores que reflejan sentirse felices, señalan que es gracias al “clima laboral”, por eso toma tanta importancia el término.

Cuidar que en la oficina exista un buen “clima laboral”, es parte de todos, pero también es parte de un buen líder, que se preocupa por sus trabajadores y su bienestar. Existen muchas formas de medir un “clima laboral”, la mayoría de ellos, de manera estadística; sin embargo, si decides aplicar alguno, hazlo con la convicción de tomar en cuenta los resultados y no dejarlos en meros datos estadísticos.

Otra situación que podrías considerar, es hacer terapias grupales, dirigidas por terapistas de grupos y que sean ellos precisamente, quienes te digan, si en el grupo existe un buen “clima laboral”.

El tiempo es esencial en la motivación grupal

Tu equipo de trabajo, al igual que tú, tiene una carrera contra el incesante tiempo; de hecho, es una de las cosas que más agobia a las personas, sin siquiera advertirlo.

Entonces, qué mejor forma de motivación que flexibilizando horarios; tal vez para la empresa sea complicado motivar de manera económica, pero y si lograras flexibilizar las horas de entrada, las horas de almuerzo o de salida, sería una buena motivación para tus trabajadores, ¿no lo crees?

La decisión será tuya y todo dependerá del ambiente laboral que exista en la oficina; haz las pruebas que creas pertinente y logra la motivación de tu equipo.