En estas épocas muchas de las personas entran en pánico, pero tranquilo todo es cuestión de sentarse respirar y tener calma. Busca tu momento de comodidad para que te encuentres en confort y poder desglosar tus gastos del año que esta punto de terminar, esto con la idea de hacer una guía y tomarla en cuenta para la realización de tu futuro presupuesto.

Lo mas recomendable es tener tu propio libro de saldo , el cual te mostrara tus gatos o ingresos y sobre todo el motivo de ello, cabe destacar que para hacer estos libros no es necesario tener un conocimiento contable, debido a que se pueden realizar de manera simple, lo más importante es que logres entender y no haya confusión.

Ahora bien, si eres de las personas que les gusta anotar todo a mano en una agenda, te sugiero que realices un par de columnas donde coloques como títulos las cosas que te suman en una y las cosas que te restan en otra. Tener en cuenta que para esto lo mejor es llevar un control diario de lo que haces a nivel financiero, para que en estos casos no corras a buscar fechas ni recordar de donde salen esos gastos.

Debes tener tu propia balanza económica así como le llamo yo, identificar que es lo que realmente es prioridad y lo que no, así crear tu propio cuadro o proyección económica para el futuro cercano.

Estos presupuestos consisten en mantener las metas planteadas en tu negocio y seguirlas cumpliendo, por lo que adelantarte a lo que vaya a suceder es de gran ayuda en estos casos.

Mi sugerencia es que como emprendedor, comerciante o empresario jamás descuides este seguimiento, ya que al no prestar atención puede que se te pase algo por alto y a la hora de ver tus metas a fin de año lo mas seguro es que tengas resultados que no concuerdan con lo planteado, organiza una hora al día para realizar tu propia bitácora contable y veras de manera transparente los movimientos a nivel monetario que realizas.