Por si desconocías de esta terminología económica, se le define como las relaciones entre un sistema natural y los subsistemas social y económico, incluyendo los disyuntivas entre el crecimiento y los limites físicos biológicos.
Ahora te preguntarás ¿ En qué ayuda esto ? pues bien , esto nos sirve de apoyo al momento de calcular la sostenibilidad, es decir, nos indica la capacidad que tenemos como humanos para vivir dentro de los estatus ambientales. Esto favorece en los planes o negociones de las creaciones de nuevas estructuras, debido a que si ejecutamos las mejores medidas no afectaremos las relaciones y será un sistema económico abierto, generando empleos, movimiento a nivel nacional o regional en la tasa de desempleo y los más importante es que se tomara en cuenta las leyes naturales para que las mismas sean respetadas.
Más allá de poder hacer las cosas de manera correcta, esto trae consigo ventajas y hace gran diferencia con respecto a la economía convencional. Algunas de los puntos positivos que se pueden encontrar dentro de esta coexistencia son:
• Hace de la discusión de la equidad, la distribución, la ética y los procesos culturales, un elemento central para la comprensión del problema de la sustentabilidad.
• Entiende que la actividad económica no es una actividad que sólo utilice bienes ambientales o recursos naturales de manera aislada, sino que es una actividad que está precisamente centrada en la utilización de los ecosistemas.
• Se articula sobre algunas nociones biofísicas fundamentales, tales como las leyes de la termodinámica:
a) La imposibilidad de generar más residuos de los que puede tolerar la capacidad de asimilación de los ecosistemas.
b) La imposibilidad de extraer de los sistemas biológicos, más de lo que puede ser considerado como su rendimiento sustentable o renovable.