Actualmente en el mundo y en especial dentro de los países latinoamericanos, resulta imprescindible ser eficaces y eficientes para obtener el mayor provecho de los escasos recursos de los cuales disponemos para la producción de bienes materiales y/o servicios.

¿Pero… es lo mismo EFICACIA que EFICIENCIA?, Aunque tienden a confundirse ambos términos, es necesario aclarar que se puede ser eficiente sin ser eficaz y viceversa.

Eficiencia es la capacidad que poseemos para disponer de algo con la finalidad de conseguir un determinado objetivo. Y la Eficacia es la capacidad de lograr un efecto que se desea o espera.

La Efectividad es la combinación de ambas; es decir, buscar el logro de un efecto deseado, en el menor tiempo y con el empleo de la menor cantidad de recursos posible.

En cualquier organización donde se llevan a cabo múltiples tareas, se suelen utilizar los términos eficiencia y eficacia indistintamente cuando en verdad existen pequeñas diferencias que los distinguen, a todas las empresas les interesa disponer de trabajadores lo más eficientes posible, pues esto les permite el ahorro de tiempo y otros recursos al momento de la ejecución laboral.

Resulta evidente que, en términos de costos, es preferible tener más empleados eficientes que eficaces pues las empresas deben preservar y administrar muy bien sus recursos. Es decir, el éxito radica en el logro de metas alcanzadas en el menor tiempo y con la menor cantidad de recursos posible.

A todas las empresas les interesa disponer de trabajadores lo más eficientes posible, pues esto les permite el ahorro de tiempo y otros recursos al momento de la ejecución laboral. Por ello, es recomendable la capacitación permanente del personal para lograr alcanzar la eficiencia en la producción.