Durante los últimos años, los venezolanos, en busca de oportunidades, han incursionado progresivamente en el mundo del emprendimiento. Al año, aunque no hay cifras oficiales, se estima que aproximadamente de dos a tres millones de venezolanos buscan emprender.

 

El 95% de los negocios activos en Venezuela, actualmente, pertenece a pequeñas y medianas empresas, esto gracias a que lo inestable de la economía hace de este momento el más propicio para el emprendimiento, pues las pérdidas, a corto y largo plazo, no implican mayores  riesgos financieros.

 

La decisión de emprender normalmente va ligada al deseo de alcanzar la estabilidad económica y brindar un sustento familiar a largo plazo. Es precisamente esto lo que ha llevado, sobretodo a los jóvenes a buscar diferentes maneras de independizarse.

 

Por ser en estos tiempos el momento propicio para abrirse camino con un negocio propio, resulta difícil encontrar una idea innovadora y que atraiga la atención, pues son muchos los que se aventuran a iniciar una empresa. Las áreas más comunes son moda y servicios.

 

Según cifras extra oficiales, el 67% de los emprendimientos se localizan en el sector de servicio, por ser el área que representa menor riesgo y además la inversión de capital es menor gracias a que este sector cuenta con los costos más bajos.

 

Ser dueño de tu propio negocio representa la oportunidad de cristalizar tus ideas, muchos buscan la libertad de horarios y fijar sus propias reglas.

 

Lo más beneficioso de emprender, es trabajar a diario en la realización de algo que guste, lo que hace que poner el esfuerzo  necesario para sacar a flote este tipo de negocio y superar cada obstáculo sea sencillo y enriquecedor.