Una marca es la conjunción de valores entorno a un producto o servicio, que ayudan a crear reconocimiento entre una comunidad, alcanzando de esta forma cierto valor en el mercado.

Lograr unir estos valores es una tarea ardua, no es sencillo, definitivamente no lo es; se trata de esfuerzo, pensamiento y acción. Lo primero, es crear una planificación que nos permita delimitar un camino a seguir para cumplir los objetivos.

En esta planificación se incluyen cosas como el mismo modelo de negocio, la manera de captar clientes, la venta y/o prestación de servicio, la definición de detalles iconográficos, el concepto creativo de la marca, en fin, todo lo que pudiera ser parte de esta creación.

Las acciones a seguir deben estar respaldadas en un equipo de trabajo que entienda todos y cada uno de los conceptos generados, para transformarlos de la idea a la realidad, un proceso que en cierta forma es complejo y engorroso.

En el equipo de trabajo debe haber sintonía entre la idea y la forma de trabajo; es decir, armonía entre lo que se quiere y se está desarrollando.

En algún momento, todos hemos pensado en inaugurar un negocio propio. Sin embargo no todos contamos con las mismas herramientas para hacerlo. Otros sin embargo han tenido la posibilidad de hacerlo, pero en el camino, las herramientas con las que contaban se han ido diluyendo. Estas recomendaciones que hago, procuran la sostenibilidad de nuestro emprendimiento. A veces lo complicado no es iniciar, sino mantenerse.

Crear una marca te permitirá tener ingresos, pero a la vez te dará sapiencia para emprender muchos otros proyectos; e incluso te dará autoridad para generar asesorías a otros buenos emprendedores, que al igual que tú, estén desarrollando buenas ideas de marca.

¿Cómo hacer para darle un sentido de marca a mi empresa si ya tiene algún tiempo?

Es probable que hayas iniciado con tu empresa y has tenido mucho éxito, pero aún no alcanzas el sentido de marca que esperas. No es un tema para preocuparse.

Muchas marcas en su desarrollo han alcanzado la renovación y en este proceso han incluido nuevos valores que han venido a potenciar la razón de ser. Simplemente se debe canalizar de buena forma estos procesos de renovación.

Procura entonces que tus productos o servicios se distingan del resto en el mercado. Eso te dará oportunidad sobre tu competencia.

Al final, sólo tú y tu grupo conocerán enteramente a tu marca y sabrán cuáles son las acciones que más le convienen. No se trata de aplicar un manual, sólo ciertas metodologías preestablecidas.

Recuerda que también se trata de crear algo nuevo y en ello deberás tener ensayos e incluso errores, hasta calibrar lo que realmente esperar lograr.