Iniciar un negocio en tiempos difíciles, en donde la economía no ve sus mejores momentos, donde se presentan cada vez más distorsiones en el mercado y en donde la inversión pudiera verse como riesgosa, no es el mejor panorama, sin embargo, existen muchas posibilidades de emprendimiento y esta lectura intentará mostrártelas.

En primer lugar, debes cambiar tu manera de pensar y tu actitud ante la vida. Si antes eras de los que suele “ver el vaso medio vacío”, ahora deberás ser una persona “que vea el vaso lleno”. Definitivamente es una cuestión de pensamiento y decisión; tu estado y actitud la creas tú mismo y en ninguna forma debe depender enteramente de tu entorno.

Existen ahora mismo un sinfín de posibilidades para iniciar esa empresa con la que siempre has soñado, pero por la que nunca te has decidido a apostar. Para poder ganar, debes participar; quien no arriesga, nunca ganará; son frases que te muestran una realidad, debes procurar que las cosas ocurran.

Existen modelos de negocio que ante la crisis se han visto afectados, a partir de ahí puedes tomar dos opciones, la primera es intentar cubrir esos espacios que el empresariado ha descuidado, producto de la misma situación o creas modelos nuevos.

Por ejemplo, si eres una persona asociada al mundo de la programación y la informática, podrías tener en cuenta que ahora mismo existen muchas empresas intentando reducir los costos de impresión y papelería, por las ingentes cantidades de dinero que esto demanda. Un programa de comunicación interna sería una excelente idea para solventar esta situación. ¿Por qué no iniciar con una empresa de servicio, programación y asistencia informática?

La producción siempre será una buena forma de emprendimiento, pero ante la crisis, lo mejor es hacer de estos modelos de negocio algo sustentable. ¿A qué nos referimos? Imagina que comienzas con un restaurant, pero de repente la crisis te imposibilita el acceso a los rubros más importantes, sería una pena que esto sucediera. Sin embargo y en la medida de tus posibilidades, producir tus propios alimentos para abastecer ese restaurant sería una excelente idea, procurando el crecimiento de estos dos modelos de negocio a la par.

Sería una excelente propuesta, ya que podrías darle a tu restaurant un plus, que sería el hecho de contar con alimentos muy frescos y que no han tenido amplios recorridos.

Podrías incluso plantearte la creación de un criadero de conejos o pollos para abastecer ese restaurant; existen muchos sitios que lo hacen y generan excelente rentabilidad. Son modelos de negocio innovadores y que tendrán siempre a un público cautivo.

Debes procurar que ese modelo de negocio que crees tenga siempre a un público que le demande, recuerda que al igual que el país, tú también estas atravesando una crisis y entre tus objetivos inmediatos está la monetización.

Otro punto que debes internalizar, es que ese modelo de negocios debe ser soberano, es decir, no debe tener dependencias, ni ataduras; ser lo más libre posible es lo más recomendable, sin olvidar los compromisos sociales y legales.