En el mundo del emprendimiento, el tiempo apremia y la idea es siempre ir evolucionando en el camino para llegar al éxito

Por lo general, las ganas de salir adelante ante un proyecto nos lleva a cometer errores sin estar consciente de ello, esto ocurre por falsas creencias, o simplemente querer abarcarlo todo y al final, nos quedamos exhaustos, lo que puede conducir a la falta de motivación y en consecuencia, abandonar ese emprendimiento que apenas comenzaba. En estas líneas te apunto cuatro hábitos que te hacen menos productivo:

Nada es perfecto:

Muchas veces malgastamos el tiempo y energía en querer ser perfeccionistas para ese proyecto que tenemos en mente, y cuando vamos a ver, tenemos como consecuencia un tiempo perdido en el que se pudo haberlo invertido en algo más productivo.

En este mundo del emprendimiento, el tiempo es elemental y, más aún, si tenemos una meta trazada, lo importante es atreverse, seguir adelante, que de los errores también se aprende.

Si bien es cierto, que debemos ser cautelosos en nuestro proyecto, negocio, organización o emprendimiento, ten en cuenta que no todo saldrá perfecto. Ser demasiado perfeccionista te hace ir muy despacio.

No saber delegar

Si quieres crecer como empresa, no te empeñes en hacerlo todo tu, trata de pedir ayuda, y si no tienes todos los recursos, puedes subcontratar servicios, crear aliados comerciales que te ayuden a evolucionar.

Querer hacer muchas tareas a la vez

A veces se tiene la creencia de que para lograr resultados hay que trabajar más y más horas, cuando en realidad se debe partir desde lo básico, hacer una pequeña cosa, dedicarle el esfuerzo a ese plan es lo que te va a dar resultados satisfactorios.

Muchos cometen el error de trabajar más de 10 horas al día, y al final de cuenta, si se hace una revisión, te darás cuenta de que ese proyecto te ocupará menos tiempo si te planificas bien, haces una programación de tu día sin distracciones.

Si piensas que no sabes hacerlo, nunca lo podrás hacer

A lo largo del camino, nos podemos encontrar con oportunidades de negocio que dejamos escapar por el simple hecho de no tener todo el conocimiento, y al final, tiramos la toalla y, como consecuencia, perdemos un cliente potencial.

Es evidente, que no podemos saber todo, pero en este plano, todo es un aprendizaje, como dije antes, hay que saber delegar y subcontratar, no siempre tus ganancias tienen que ser de la misma proporción.

La idea que no dejes pasar las oportunidades que el destino te pone en tu camino, recuerda siempre que todo aprendizaje es ganancia

Rafael Cedeño

Presidente Ejecutivo

Atrio Seguros.

En Twitter: @RafaelCedenoC