Las compañías de seguros al igual que muchas otras organizaciones a nivel mundial se enfrentaron a grandes retos organizacionales, operacionales y tecnológicos durante todo el 2020, el cual fue un año lleno de cambios en el mercado como en los consumidores.

Culminamos un año donde las empresas aseguradoras respondieron de forma efectiva al brote de Covid-19 en diferentes fuertes: pagadores de siniestros y prestadores de servicio o como empleadores y administradores de capital. Estos ítems tienen sus propios desafíos, no solo para la industria aseguradora, sino para la economía y la sociedad en general.

El covid-19 hizo que mucha compañías desarrollaran todos los mecanismos y procesos que permitan a sus empleados y proveedores trabajar de forma remota e impulsar las plataformas relacionadas con ventas, atención al cliente, atención de emergencias, contactos directos e información.

El trabajo remoto en 2020 ha cambiado la forma de buscar talentos nuevos, ya que durante la cuarentena y la metodología de trabajo en casa pudimos observar que ya no importa la ubicación geográfica al momento de realizar reclutamientos, ahora se observar habilidades, conocimientos, experiencia y compromiso, esto abre un abanico de posibilidades al momento de contratar personal a nivel internacional.

La pandemia ha hecho que muchas compañías a nivel mundial comenzaran aplicar los planes de digitalización para años venideros. El mundo digital se ha convertido en una amplia plataforma de comunicación directa con los asegurados, de promoción y se ha convertido en un método para facilitar pagos, transacciones y creaciones de contratos o pólizas.

Aunque se ha visto un incremento en el nivel de la productividad a corto plazo, muchas compañías se preocupan por el feedback que se puede tener en las oficinas y el intercambio de conocimientos o ideas que ocurren en la misma.

Podemos observar de forma detallada que los seguros han sabido surfear de forma ágil y muy efectiva los cambios que se dieron durante el año 2020, y que continuarán usando estos métodos comunicaciones, organizacionales y tecnológicos para seguir ofreciendo un servicio de calidad tanto a sus asegurados como a sus proveedores.