La gerencia deportiva es cada vez más común, los equipos de cualquier disciplina requieren personal capacitado para tomar buenas decisiones y sobrellevar a los equipos.

La gerencia deportiva tiene algunas dificultades, sobre todo porque suele tener muchas aristas que deben ser atendidas, todas con la misma calidad y eficiencia.

Sin embargo, existen elementos esenciales que todo gerente deportivo debe conocer. El primer punto es reconocer que el potencial humano es lo más importante y valioso para cualquier equipo; sobre todo sus jugadores y canteranos.

Jugadores promesas
Para los equipos de cualquier disciplina el principal ingreso económico es la venta de jugadores y traspasos. Hallar jóvenes prospectos es una de las principales actividades a las cuales se dedican los equipos.

Si bien es cierto, no en todas las disciplinas las contrataciones de jóvenes promesas se da igual, lo que sí es cierto es que no por nada los grandes conocedores suelen dedicarse a esta actividad.

Todo equipo debe procurar formar jóvenes promesas que más adelante se conviertan en buenos prospectos y que a su vez puedan generar buenos ingresos.

Jugadores de vieja data
Otro elemento imprescindible al momento de conformar un equipo es la conjunción de talento deportivo y jugadores de experiencia que ya se encuentren retirados; ambas fuerzas lograrán crear una buena respuesta deportiva, trayendo consigo buenos resultados deportivos.
Desechar la experiencia acumulada por parte de jugadores retirados podría ser verdaderamente contraproducente.

En los equipos –sin importar la disciplina- siempre debe haber cabida para la experiencia. Colocar a prueba personas retiradas que durante su carrera deportiva tuvieron demostraciones exitosas, traerá consigo buen entendimiento y comunicación.

Un conjunto saludable
El deporte genera lesiones en todo momento y atenderlas es una necesidad ineludible. Un equipo requiere de excelentes médicos y quinesiólogos que detecten a tiempo una lesión, antes de que pueda agravarse.

Las lesiones detectadas a tiempo podrán reducir hasta en un 80% los riesgos, que se traducen en mayores gastos para el equipo. Lo ideal es resguardar la salud del equipo y prevenir percances indeseables.

Por supuesto, cuando se está frente a la gerencia deportiva de un equipo o alguno de sus departamentos, existen muchos otros elementos de los cuales hacerse cargo; el equipo supone una constante revisión de sus puntos esenciales para que pueda funcionar como un engranaje y que esto a su vez se traduzca en victorias deportivas.