La empresa está compuesta por un grupo de dirigentes que ayudan a la organización a salir adelante; éstos son quienes más se preocupan por llevar a adelante las tareas y tener encuentros con el tren gerencial, es una tarea importante para todo presidente.

Los encuentros con el equipo de gerentes no debe, de antemano, ser una reunión tediosa, ni mucho menos forzada, en donde simplemente se revisen números. Al contrario, este encuentro debe ser vital para reafirmar en este grupo importante de trabajadores, los valores empresariales; son ellos quienes motivan al resto de sus equipos.

Estas reuniones están llenas de actividades coordinadas por coaching, para exponer de forma amena y a la vez concreta aquellos elementos del trabajo que interesan a todos. Recuerda que estás rodeado del equipo más experto que tiene tu empresa y eso es sustancial, sobre todo para conocer más a tu propia empresa.

Planificar las estrategias

Una empresa debe estar compuesta de buenas estrategias; pasos a seguir para lograr los objetivos comunes, que se han ido trazando y que pueden ser cumplidos a corto, mediano o largo plazo.

Sí, así es, los objetivos necesitan delimitaciones y fijaciones en tiempo y espacio, por lo tanto son estas reuniones las que sirven de marcador para que cada departamento conozca las tareas comunes que darán pie a las búsquedas colectivas.

La gerencia representa un reto diario y no hay que dejar de lado que estos grupos de gerentes están constantemente cargados de tareas y responsabilidades; así que antes de un encuentro de este tipo, fija cuáles son tus expectativas y procura conocer todas los elementos que puedan preocuparte y que pudieras estar desconociendo.

Tiempo y periodicidad

Estos encuentros pudieran darse de manera trimestral o semestral. Hacerlos muy seguidos no es conveniente, de hecho podrían terminar volviéndose más bien en una rutina y sería realmente contraproducente.

La duración de una reunión de tren gerencial, dependerá únicamente de la dinámica puesta en marcha. Si simplemente es una reunión técnica y puntal de conocimientos básicos, entonces algunas horas estarán bien. Sin embargo, esta podría alargarse toda una mañana o una tarde, si los puntos son más extensos.

Si en todo caso es una reunión en donde se requiere mucho análisis, entonces un día estará bien, para simplemente abordar esos temas que aquejan a todo el grupo.

También puede ser un momento para compartir. Algunas empresas estipulan apartar a sus trabajadores por algunos días incluso de las oficinas y darles un respiro, sin dejar de lado el trabajo necesario y el análisis de las situaciones laborales.