Las soft skills han tomado gran importancia en el ámbito empresarial y laboral actual, esté termino hace referencia a las habilidades que poseen las personas para adaptarse o integrarse a una organización o empresa.

Estas cualidades determinan cómo una persona interactúa en sus relaciones con los demás, un aspecto muy valioso en los equipos de trabajo que debe tomarse en serio.

Cada vez más empresas quieren fortalecer sus ambientes laborales y garantizar a sus talentos un clima cálido para su bienestar tanto profesional como personal.

Entender la importancia que tienen estas cualidades para la empresa es vital para entender el valor del trabajo en equipo, y la necesidad de encontrar trabajadores dispuestos a integrase con el resto del equipo.

De nada sirve un empleado modelo a nivel de capacitación intelectual que es incapaz de saber comunicar y entender lo que los demás necesitan de él en su puesto de trabajo.

Entre las soft skill más solicitadas encontramos:

-Creatividad: Esta habilidad evita que las empresas se estanquen. Al igual que la tecnología, las industrias se encuentran en una constante evolución.
Contar con un empleado que sepa cómo pensar fuera de la caja, que aporte ideas originales y no le tenga miedo a la innovación la cual tiene un valor agregado muy importante.

Comunicación: La capacidad de expresarse con claridad tanto verbalmente como a través de la escritura, es esencial en cualquier lugar de trabajo.
Cuando las personas se comunican de forma asertiva y apropiada, se pueden resolver los problemas y retos que aparezcan durante el desarrollo de los proyectos.
Por ejemplo, en una época de transformación digital y que requiere adaptación constante, comunicar los avances logrados en diferentes medios se hace esencial.

Liderazgo: Ser un líder no es algo natural para todas las personas. Las empresas de todo tipo necesitan líderes en diferentes departamentos que sepan dirigir a sus respectivos equipos. Todo en función de la consecución de los objetivos institucionales y comerciales.
Al mismo tiempo un analista de Marketing, por ejemplo, puede actuar como líder, aunque no ocupe un puesto oficial de gestión.
Esta ubicación se refleja cuando estimula a sus compañeros a ser más productivos, comparte los conocimientos que adquiere y escucha con atención a los demás para identificar mejoras potenciales.