Muchas personas se esfuerzan en tener una idea para convertirla en un modelo de negocio rentable. Muchas veces, esa idea llega y no la vemos como viable, no creemos en ella y tampoco evaluamos otras experiencias que nos ayuden a mejorar la nuestra.

En ese proceso de búsqueda, impactan los mitos que tenemos sobre el emprendimiento, mitos a los que no debemos prestarle mayor atención.

Uno de los mayores mitos que solemos tener es que necesitamos una idea brillante y original. No necesitamos inventar una red social, con mejorar lo que hace la competencia ya puedes emprender tu negocio.

Muchas veces la clave no está en vender un producto novedoso, sino en dar un mejor servicio o saber comercializarlo mejor.

Otro de los mitos, es que necesitamos mucho dinero para emprender. Es cierto que necesitamos una base capital, pero eso no indica que deba ser una gran inversión. Hoy en día hace falta mucho menos dinero para emprender que hace diez años. Tenemos oficinas para compartir y una tecnología cada vez más barata que nos permite hacer más con menos.

Sí es muy importante construir redes de apoyo, contactos y usar la tecnología como herramienta de apoyo para apalancar el negocio.

El uso de las redes sociales también es un plus para promocionar los productos o servicios, su bajo costo derrumba el mito de las grandes inversiones para hacer publicidad. Anímate y emprende.