Nuestro ritmo de vida hace que cada día tengamos más responsabilidades y por ende, es probable que muchas veces tengamos síntomas de estrés, como: ansiedad, dolores musculares, estreñimiento, fatiga, dolor de cabeza, cambios de humor repentinos, insomnio; entre otros.

Estas distintas sensaciones que se nos presentan, son ocasionadas por ese instinto que el cuerpo tiene de defenderse a sí mismo. Por eso es  importante reconocer cuando presentas estas señales, ya que el estrés puede causar problemas físicos si continúa por mucho tiempo, y afectar tus reacciones a los retos de la vida diaria y a los cambios.

A continuación, unas breves recomendaciones para manejar el estrés

  1. Conócete y aprende a reconocer tus reacciones frente al estrés y en lo posible, trata de verlas como un aviso.
  2. Investiga las causas inmediatas que te ocasionan estrés. ¿Trabajo, familia, dinero? Quizás estás exigiéndote demasiado.
  3. No permitas que pequeñas preocupaciones se conviertan en una catástrofe
  1. No te crees una historia en tu cabeza, no te atormente por los “y si…”. En la mayoría de los casos, nos preocupamos en exceso por situaciones que nunca llegan a suceder.
  2. Una de las técnicas que me ha servido para llevar las múltiples responsabilidades que tengo por mi trabajo, es respirar profundo cuando las cosas se salen de control
  3. Si tiene muchos problemas en tu trabajo, siempre es bueno buscar apoyo en la familia.
  4. Comparta las cargas familiares y laborales y delega responsabilidades
  5. Mantén tus finanzas al día y no te arriesgues en créditos bancarios si no podrás pagarlos
  6. Haz ejercicio, es una buena forma de liberar el estrés. Evita el consumo en exceso de licores y el tabaco.
  7. Acepta lo que no puedas cambiar y cambia lo que veas posible hacerlo.

 

 

Rafael Cedeño

Presidente Ejecutivo

Atrio Seguros.

En Twitter: @RafaelCedenoC