Es necesario considerar que el branding personal, es decir, considerarse a uno mismo como una marca, puede de manera notable influir en nuestra empresa y nuestros negocios a futuro.

Se trata autoconsiderarnos como una marca personal y que en resumidas cuentas debe tener los mismos tratamientos. Existen algunos elementos vitales:

– Manejo de redes sociales.
– Exhibición de la imagen personal.
– Excelente reputación.
– Definición de un estilo.
Son elementos a tener en cuenta ante la creación de una marca personal. Sin importar si manejamos un perfil juvenil, destinado a un target específico o quizás empresarial; en todo caso, lo ideal es definir cuál será nuestro público meta.

Otra situación a considerar es la promulgación de ideas que alimenten a ese target que nos estamos dirigiendo. Generar contenido de calidad que logre conectar con nuestro público meta y que sea realmente valioso para cada uno de ellos.

Puede que en algunos casos, la noción de “influencer”, pueda estar asociada a la de personal branding, sin embargo es conveniente no confundir ambas situaciones; si bien es cierto que el influencer hace uso –en todo momento- de personal branding, también es necesario resaltar que una persona que simplemente intente impulsar su marca personal, no está obligado a convertirse en un influencer.

Algo que sí es cierto, es que se deben cumplir algunas normas y optar por una serie de sugerencias. Podríamos considerar como norma principal, el estar asociado a una marca; es decir, una persona como CEO de una empresa, debe impulsar su marca personal para darse a conocer y sobre todo, para comenzar a darle rostro a su empresa.

También es vital definir situaciones como colores, plantillas, temas a tratar en las redes (pilares de contenido); es todo un compendio que abarca el tema alimentar redes sociales y de crear una marca personal.

El reconocimiento como marca no se logra de buenas a primeras, sin embargo el trabajo bien encaminado siempre dará buenos resultados.

Un elemento que debe ser insoslayable es la humanización de las redes sociales; mostrarse tal y como la persona se muestra en sus actividades diarias y cotidianas, puede impulsar el engagement a través de esas redes sociales.

Los perfiles performativos, con tendencias poco innovadoras están destinadas al estancamiento. No se trata de compartir publicaciones por simplemente hacerlo; se trata de enfocar publicaciones inteligentes que le brinden contenido de valor a nuestro target.