Si quieres convertir tu negocio en una franquicia, deberás comenzar con tener algunas cosas esenciales que ayudan a la consecución de tu objetivo planteado.

 

Primeramente, estudiar si tu modelo de negocio tiene las características para ser transferible. No todas las empresas han desarrollado las posibilidades como para entregar un testigo a alguien más, para que siga desarrollando de igual forma, lo que se ha venido gestando en una empresa.

 

La noción de marca es sumamente importante, es decir que te reconozcan, que los usuarios y los clientes puedan nombrarte dentro del mercado con total facilidad, que existan quienes te prefieran por encima de la competencia; de eso se trata la construcción de una marca.

 

Otro elemento que debes desarrollar, es la metodología de trabajo, esa forma única de hacer las cosas, vale mucho, económicamente hablando, transferirlo debe ser un acto de alianza, que te ayudará a consolidar una franquicia. Los expertos en franquicias le denominan know-how, saber-hacer, de eso se trata.

 

También debes tener en cuenta que, para lograr una franquicia, necesitas asesoría, no sólo en materia de marketing, sino también en materia legal; por ello es tan importante contar con empresas que te brinden esta clase de apoyo, generalmente han logrado cosechar una gran cantidad de conexiones y ofrecen oportunidades no sólo de impulsar una franquicia, sino también de internacionalización.

 

Tu empresa tiene muchas posibilidades de crecimiento, procura lograrlo en el tiempo que esperas y de la forma en que lo visualizas.

 

Comenta cómo ha sido tu experiencia empresarial, tal vez hayas iniciado ya tu proceso de creación de franquicia y sería interesante conocer tu vivencia como empresario.