Ante todo debemos considerar que como empresarios, nos manejamos en un gremio, así como los profesionales de la educación, de la seguridad, el periodismo, en fin, todos son gremios y como tales se entienden y manejan cada uno sus códigos.

En el gremio de empresarios sucede lo mismo. Existen situaciones que son comunes y afines entre personas que dirigen empresas productivas. Lo ideal para cualquier director de empresa es tener buenas relaciones con sus colegas empresarios. Nunca se sabe en qué momento se podría sellar una alianza beneficiosa para las empresas.

No solamente se trata de alianzas, también se trata de conocer el mercado, su metodología y más en concreto de establecer relaciones directas con personas que tienen un objetivo similar al tuyo.

Compartir con personas con las que nos logremos identificar, nos beneficia de manera personal; nos ayudará en algún momento a centrarnos, a canalizar nuestros pensamientos. No se trata de imitar a otras personas; se trata más bien de tomar lo mejor de ellos, mejorarlo y ponerlo en práctica en nuestras experiencias.

Nuestro propio gremio

Otra situación muy común, es conocer a quienes se relacionan directamente con nuestra empresa; es muy práctico y además te dejará buenas relaciones.

¿Pero cómo lograr la buena relación? Sin duda deben buscarse los momentos propicios para intercambiar palabras, conocer a quienes nos rodean en el mundo de los negocios y por qué no, mostrarnos amigables y fraternos.

Tener un grupo social, en torno a nuestro gremio también es efectivo. Generalmente nuestras conversaciones giran alrededor de nuestro trabajo y tener con quien compartirlo y que verdaderamente lo entienda y lo comprenda, es un plus muy valioso.

Si en cierta circunstancia pudiéramos sentirnos a la deriva, siempre es un buen apoyo contar con personas que atraviesan circunstancias similares a las nuestras. Un consejo, un apoyo, una ayuda siempre será necesario.

Ahora bien, ¿cómo lograr compartir con personas de nuestro gremio empresarial? Lo principal es procurar compartir; ciertas reuniones –que no deben ser necesariamente de negocios- podrían prestarse para esas alianzas.

Es común que en ciertos momentos se realicen encuentros de empresarios. Se acostumbra mucho en todos los gremios productivos. Por ejemplo, ferias, foros, conferencias y charlas en las que pudieran participar personas que estén vinculadas a nuestro gremio empresarial.

Todo es cuestión de atreverse a compartir, mostrar lo que estamos realizando, ser positivos en que lo hemos estado impulsando tiene mucho valor no sólo para nosotros, sino también para los demás.