Las empresas modernas no sólo son una fuente de poder y de influencia respecto al medio donde se desenvuelven, también son responsables de varios y variados problemas sociales como la concentración urbana, por ejemplo. cuando hablo de responsabilidades empresariales refiero aspectos importantes como la ética empresarial, la política de recursos humanos que debe tenerse ante los empleados, el trato adecuado con clientes y proveedores, entre otros…

Actualmente las empresas deben considerar; además de los aspectos meramente económicos, los aspectos sociales y los efectos que las acciones de éstas puedan tener en la sociedad en general. Ahora bien, en muchos países no sólo interesa aumentar el producto nacional, sino mejorar; en general, las condiciones socioeconómicas del público al cual está destinado el producto (bien o servicio). Las empresas deben intentar no provocar daños a la población circundante de lo contrario deben asumirlos con la intención de que repercutan lo menos posible en el grupo social al cual pertenecen.

Es importante que comprendamos que definitivamente es un nuevo estilo de hacer negocios. Se han replanteado los esquemas tradicionales de gestión empresarial propiciando así la gerencia del cambio organizacional la cual está basada en los planteamientos modernos del compromiso social. El objetivo fundamental es convertir a las empresas en motores de desarrollo económico, pero con un alto contenido ético y responsable, sin darle prioridad al beneficio o utilidad económica de la inversión por encima de los aspectos sociales o humanos.

Por supuesto, las empresas deben cumplir con la normativa vigente, pero ello no conlleva necesariamente a la responsabilidad social. Las organizaciones además de cumplir con las leyes pueden por su parte y a motus propio mejorar: las condiciones de trabajo y de todo el entorno laboral, el medio ambiente, la ética empresarial y colaborar con el crecimiento económico de la sociedad en general. Es por ello que en estos momentos históricos podemos hablar de la responsabilidad social corporativa como uno de los grandes avances en el campo empresarial.