La responsabilidad social empresarial es un compromiso que asumen las empresas con su entorno, en pro del mejoramiento a través de actividades de carácter social, que generen beneficios educativos, deportivos, recreativos en un grupo.

 

Las empresas están obligas a cumplir con la responsabilidad social empresarial, por ello es preferible no descuidar este aspecto; además es una buena labor y muy lúdica, ya que se trata de hallar una forma en la que la empresa logre conectar sus valores, con el entorno en el que se encuentra.

 

Es necesario mantener la forma de la responsabilidad social empresarial, mantener los esquemas y no desvirtuar su fin; es común hallar empresarios que asumen como propias las campañas de responsabilidad social, guardando para sí el crédito que debería ser extensivo para toda una empresa y sus trabajadores.

 

Tampoco debe ser visto como un mero requisito; es más que eso, por eso es un llamado a las empresas para justamente eso, desarrollar campañas creativas que beneficien a grupos en las comunidades, las escuelas o espacios deportivos.

 

Hay que tener en cuenta que las dificultades económicas no pueden ser una excusa para escatimar en la aplicación de campañas de responsabilidad social empresarial.

 

Algunas ideas para aplicar la responsabilidad social son las siguientes:

 

Convoca a la participación de estudiantes a quienes podrás brindar herramientas a través de cursos, para la solución de algún pequeño problema en la comunidad, alguna escuela o un espacio deportivo.

 

Apoya el talento o desarrollo de una escuela de fútbol o béisbol en una comunidad. El deporte es un derecho al que todas las personas tienen derecho, en especial los más pequeños.

 

Organiza charlas, mediante profesores y actividades recreativas que generen reflexiones en los pequeños. Hacer entrega de libros, es otra forma de cumplir con la responsabilidad social empresarial.

 

Existen muchas formas, sólo es necesario poner en práctica un poco de creatividad y hacer unos pequeños cálculos.