¿Alguna vez has tratado de subdividir un grupo de elementos en porciones más pequeñas de esos mismos elementos?

Bien, por si te lo preguntas esas pequeñas divisiones se les conoce como una segmentación. Este termino se empodera dependiendo del contexto en que lo vayas a utilizar. Si eres una persona que esta emprendiendo, esta palabra es importante y conocer su valor dependerá netamente de ti, debido a que estarás explorando en un mercado bastante extenso, por lo que debes asegurarte de limitarlo.

Se le conoce como segmentación de mercado a un conjunto de usuarios que tienen necesidades similares, que se diferencian de otros segmentos, es decir, tratar de identificar las distintas demandas que representen cada subconjunto y presentar una propuesta que aporte soluciones.

Todo estudio de mercado dependerá del inicio que le des, de tu público objetivo y de los pilares que vas a fundamentar para tu empresa. Llevando a cabo estos puntos:

– Medibles: se debe medir el tamaño de cada uno de los segmentos que se vayan clasificando, y así saber a cuantas personas nos estamos dirigiendo.
– Accesibles: tenemos que ser realistas al momento de identificar un segmento, para poder atenderlo de forma eficaz.
– Sustanciales: tienen que ser suficientemente grandes, para que proporcione rentabilidad.
– Accionables: contemplar una estrategia de marketing que nos permita utilizarla en diversas variables.

Cada segmentación debe cumplir con los siguientes parámetros:

1- Geografía.
2- Demografía.
3- Comportamiento.
4- Pictografía.

El objetivo de cumplir con estas condiciones, es poder dirigir las acciones que has creado a un público conocido que comparta variables comunes.