Como he hablado en el artículo anterior  startups es un término utilizado a iniciativas o proyectos que se basan en las nuevas tecnologías y TIC, generalmente tienen la meta de convertirse en empresas y generar sus nuevos modelos de negocio.

Estas surgen principalmente de dinero autofinanciado o también  de inversores  FFF  (friends, family y fools) que se arriesgan a financiar este modelo. Inicialmente las startups pueden no tener un modelo de negocio estable, hay casos que en el trayecto van generando su propio valor.

Una startup inicia con una idea que busca simplificar procesos o tareas engorrosas, para simplificar y mejorar el mercado para los usuarios. Por eso inician con un modelo de prueba para determinar su efectividad.

Características de las startups

1.- Tienen energía y mucho potencial: generalmente tienen metas a corto plazo y expectativas altas en cuanto a su crecimiento.

2.-Tienen únicamente a miembros necesarios en su equipo, no necesariamente cumplen con una jornada laboral completa.

3.- Son comprensivos con el cliente y buscan ser proactivos en la resolución de inconvenientes.

4.- Las startups no utilizan una jerarquización política en cuanto a los méritos, lo importante son los logros y no la posición que se tenga.

5.-El trabajo se convierte en una misión de vida.

6.- Tienen presente una buena comunicación y liderazgo.

 

En ciertos casos las startups terminan siendo compradas por empresas más grandes, como es el caso de Instagram, que fue adquirida por Facebook y esta tiene un estimado de 30 millones de usuarios lo que la vuelve un emprendimiento poderoso.

Las startups tienen éxito al lograr convertirse en compañías generadoras de ganancias, dejando atrás el modelo de riesgo con el que comenzaron, además surgen cuando pueden y tienen la capacidad de lograr un servicio óptimo con cada uno de sus clientes.