Ser líder no es sencillo, una de los mayores retos que puedes afrontar es el no poder delegar tareas. En ocasiones como persona al mando, puedes sentir que nadie es lo suficientemente capaz de cumplir con tus exigencias más que tú, lo que te quita energía, productividad y lo más valioso, tiempo.

Para lograr darles tareas a tu equipo debes hacer un cambio interno que depende netamente de tu voluntad para hacer que la confianza en tu equipo crezca.

1. Necesitas saber que las personas a tu mando tienen las capacidades y aptitudes que requiere la ejecución de las tareas, para esto puedes ofrecerles cursos en el área o realizar pequeños talleres para mostrarles tus procesos y puedan adaptarlos a su rutina diaria. De esta forma podrás tener en ellos un respaldo y las cosas se harán lo más parecido a tu manera de llevarlas a cabo.

2. No subestimes el talento de tu equipo. Tu confianza para ellos es importante, sentir que dudas de su capacidad de hacer su trabajo, desmejorará notablemente su desempeño y afectará directamente la productividad del equipo.

3. Una tarea puede realizarse de mil maneras distintas. Aun cuando les hayas mostrado a tu equipo tu manera de ejecutar las tareas, cada quien puede adecuarla a su proceso, incluirla sin llevarla a cabo al pie de la letra, dales la libertad de cambiar e incluso mejorar tus técnicas, así también podrás descubrir con quién puedes contar para cada labor.

4. Los errores son inevitables. No te llenes de preocupaciones si algo sale mal, podría pasarte a ti mismo, entiende que un error es un aprendizaje, valora el trabajo bien ejecutado y si es necesario hacer cambios al momento de delegar, hazlo, pero no hagas de un error un castigo personal que baje la funcionalidad de un equipo.

5. En lista las tareas que puedes delegar. Si bien ya cuentas con un equipo que sabe cómo funcionan las cosas y cómo hacerlas a tu estilo, siempre hay prioridad de tareas. Delega aquellas tareas que sabes que no dependen de ti netamente y pueden realizarse por otra persona.

Ser líder no es ser un robot, aunque sabes hacer tus tareas de manera eficaz, las cosas siempre pueden salir mal, mantente dispuesto y abierto con tu equipo y el peso y estrés de todas las tareas disminuirá y mantendrás la productividad al máximo.