Las empresas poseen innumerables gastos y para quienes pretenden generar rentabilidad, lo primero que deben marcar como meta es que los egresos nunca superen los ingresos, por el contrario, los ingresos deben ser siempre mayores.

En una empresa el ahorro debe ser permanente; eso sí, esto no debe traducirse en malas compras o evasión de responsabilidades, en absoluto, al contrario debe traducirse en eficiencia al momento de realizar compras.

Existe una historia de una aerolínea que logró ahorrar más de 100 mil dólares con tan sólo eliminar una aceituna a los Martini que servían a sus pasajeros durante un año; esto se tradujo en menos latas de aceitunas que al final del año representaron un ahorro significativo.

De eso se trata el ahorro, tal vez no sea una actividad que dé frutos inmediatos, incluso podrían ser difíciles de advertir, pero en todo caso son acciones que unidas generarán cambios sustanciales para la organización.

Las técnicas para ahorrar son aplicables en cualquier momento y si son puestas en marcha con rigurosidad, podrán darle a la empresa buenos dividendos, generar considerables entradas de dinero y abonar el terreno para el crecimiento.

Cambios en la mentalidad
Más que acciones, son consejos que podrías seguir para afrontar el mundo empresarial y los ahorros como una manera de sustentabilidad. En primera instancia, procura ahorrar en todo aquello que puedas realizar bajo tus propios medios.

Eliminar los gastos suntuosos; existen gastos innecesarios que muchas veces simplemente aumentan tus deudas, procura gastar lo estrictamente necesario.
Compartir oficinas es una buena forma ahorrar en temas de oficinas, en cuanto a espacios y también en temas de servicios.

Además de nunca descuidar la contabilidad; tener personas de confianza en esta área será siempre una buena inversión.

Tener disciplina en el área de las finanzas generará beneficios para la empresa. No se trata de despilfarrar, mucho menos de tener excesivas negaciones y privaciones; lo ideal es encontrar un equilibrio entre gastos e ingresos.

Materias primas
Si existe algo que preocupa al empresario, son las materias primas. Si el modelo de negocio está basado en la producción, la adquisición de materia prima es un elemento en donde se debe fijar mayor cuidado, algún pequeño error podría ser una verdadera complicación.

El aumento en los costos de materia prima es otro elemento que suele entorpecer a un empresario. Procurar las compras generalmente en divisas dará cierta estabilidad al empresario.

La calidad es otro elemento entonces que no se debe descuidar; el cliente reconoce los cambios, así que siempre será preferible mantener a los mismos proveedores.

Por último, identifica los productos/servicios que te generan mayor rentabilidad y genera provecho de ellos; haz fuerte a tu empresa en eso que ahora mismo le ayuda a sobresalir.